domingo, 23 de diciembre de 2007

Comiénzame



Comiénzame despacio, el tiempo es eterno
Recorreme sin prisa, cada pulgada de piel
Inunda de caricias el camino ya sembrado
y robame el aliento que en mí haces nacer.

Detente en mis senos sorbiendo la dulzura
que la miel enamorada de mi cuerpo te brinda,
Reposa en mis caderas saciando la lujuria
y bebe de mi lago el maná de la ambrosía.

Al sentir que a la cima he llegado ya cansada
enarbola tu bandera y penetra mi dominio,
me hallaras extenuada, vencida, acabada
pero a la vez completa, porque tuya yo he sido.